Volvemos a Ocupar la Calle

Frente al machismo que solo aporta víctimas, nosotras aportamos supervivientes

Frente al machismo que solo aporta víctimas, nosotras aportamos supervivientes

MANIFIESTO DE LA PLATAFORMA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA DE LEON, PARA LA CONCENTRACIÓN DE “LUNES SIN SOL” DEL 22 DE JUNIO DE 2020

Volvemos a ocupar este espacio público, después de las concentraciones virtuales y ahora que las circunstancias vuelven a permitirlo, para manifestar presencialmente nuestra más profunda y rotunda condena a los asesinatos machistas que se han producido desde el 3 de Marzo hasta hoy 22 de junio. 7 hombres han acabado con la vida de 7 mujeres y 3 hijas e hijos de los cuales, una era mayor de edad y aunque la mencionamos no la contabilizamos como violencia machista y dos eran menores, que sí se contabilizan como violencia machista en el capítulo específico de menores.

Son los siguientes:
1.- Mónica Espinola Nevado, asesinada por su novio Juan Salvador en Villanueva de Castelló (Valencia), el 7 de Marzo de 2020.
2.- Miren, (apellidos no publicados) asesinada por su esposo F.M.S. quien a su vez asesinó a Paula hija de ambos y mayor de edad. Los asesinatos se produjeron en Abanto provincia de Vizcaya el 11 de Marzo de 2020.
3.- Karina Andrés, asesinada por su pareja José F.F. el 20 de marzo de 2020 en Almassora provincia de Castellón.
4.- Encarnación G.P., asesinada por su esposo José P.A. el 4 de abril de 2020, en Las Palmas de Gran Canaria.
5.- Annick Chen, asesinada por su esposo el 27 de mayo de 2020 en L´Escala, provincia de Gerona.
6.- Josefa (apellidos no publicados) asesinada por su pareja (filiación no publicada) el 30 de mayo de 2020 en Esplugues de Llobregat, provincia de Barcelona .
7.- María Belén S.R. asesinada por su esposo Francisco José , el 14 de junio de 2020, el cual a su vez asesinó a sus hijos menores Adrián de 17 años e Iván de 10 años. Los asesinatos se produjeron en Ubeda, provincia de Jaen.

21 MUJERES ASESINADAS Y 21 HOMBRES QUE HAN ASESINADO A SUS PAREJAS O EX PAREJAS todas ellas mujeres y a 3 menores, en lo que llevamos del año 2020. 1054 mujeres asesinadas por 1054 hombres desde el año 2003. EN SU MEMORIA GUARDAMOS UN MINUTO DE SILENCIO.

El mundo atraviesa circunstancias que hasta hace escasos meses eran imprevisibles. La pandemia que aún estamos padeciendo en España y en la mayoría de países ha puesto de relieve cómo, en circunstancias críticas, los sistemas de dominación no se debilitan sino que acrecientan su poder de opresión.

Las mujeres que sufren violencia machista han visto agravada su situación al verse confinadas con su agresor, avivando la tensión y el estrés generados por preocupaciones relacionadas con la seguridad, la salud, la libertad y el dinero, como demuestra el significativo aumento en un 41,4% de llamadas al 016, (el teléfono de asistencia a mujeres maltratadas) así como las 8.790 detenciones de presuntos agresores, las 8.412 denuncias y los 245.000 contactos con víctimas de violencia machista, durante el estado de alarma según informe de la policía nacional. Esto ha evidenciado además, la necesidad de que las víctimas hallen protección inmediata desde que se produce la llamada de alerta o la denuncia, hasta que sea posible iniciar el proceso judicial. Es necesario que desde el inicio del proceso cuenten con protección y un lugar seguro, preferentemente su domicilio siempre que vivan alejadas de sus agresores y que sean estos los que se sometan a un exhaustivo control de movimiento que frustre cualquier intento de agresión.

Creemos que esta pandemia debe servir para reflexionar sobre la violencia estructural que sufren millones de mujeres en el mundo. La situación de confinamiento y la reducción significativa de libertad de movimiento ha sido necesaria para paliar los efectos de esta pandemia. Aun adoptándose por motivos de salud pública, para muchas personas ha sido muy difícil adaptarse a dichas normas aun cuando en sus hogares no sufrieran ningún tipo de violencia o de coacción. Las mujeres que sufren violencias machistas, sea porque la ejercen contra ellas sus parejas o exparejas o porque están en situación de explotación sexual, se ven obligadas a la reducción de libertad de movimiento, a un confinamiento casi absoluto y, además, a vivir su reclusión padeciendo agresiones físicas, sexuales, y/o psicológicas continuas, además de violencia de control.

Tras esta pandemia es inaplazable aplicar políticas efectivas que atajen de raíz todas las formas de violencia contra las mujeres que se han producido en todo tiempo y lugar y que se ven reforzadas cuando se dan circunstancias difíciles como las que atravesamos.
El Movimiento Feminista debe volver a las calles y hacerlo con fuerza y unión como siempre ha demostrado para exigir medidas contundentes y concretas que hagan más próximo el fin de todas las violencias que sufrimos las mujeres por el hecho de ser mujeres. Es necesario seguir trabajando de inmediato para mejorar y reforzar los recursos de prevención y protección frente a las violencias machistas, para mejorar la educación de igualdad entre los sexos en todas las etapas educativas, para exigir el fin del sistema prostitucional y del alquiler de mujeres para gestar. En definitiva, no tenemos ni un sólo segundo que perder y retomar nuestra agenda política debe ser ahora nuestra prioridad más inmediata. Una pandemia y la situación de letargo y excepcionalidad que ha producido no puede ser una excusa para que nuestras prioridades y objetivos se diluyan.

Por eso hoy y siempre, y ante cualquier circunstancia exigimos que se cumplan los objetivos de nuestra agenda feminista y reivindicamos el fin inmediato de todas las violencias contra las mujeres, mostrando nuestra indignación y repulsa por la «criminalización» y «el intento político y mediático» de desprestigiar al movimiento feminista, al culparle falsamente de la expansión del coronavirus en España por las manifestaciones del Día Internacional de las Mujeres el pasado 8 de marzo.

Eso es faltar al respeto a las mujeres asesinadas, así como a los hijos e hijas asesinados por sus propios padres machistas. Una sociedad democrática y constitucional se mide también por su respeto a los derechos humanos y el 8M seguirá existiendo mientras nos agredan, nos maten, nos violen, nos acosen, nos empobrezcan y nos marginen.

Se atreven a decir que con el 8M el feminismo ha matado. Frente a las muertes de las que nos acusan, solo están las muertes que cada día produce el patriarcado. Y también frente a las muertes de las que nos acusan, están todas las vidas de las mujeres que el feminismo ha salvado con la conquista de sus derechos. Frente al machismo que solo aporta víctimas, nosotras aportamos supervivientes. Y avisamos: así seguirá siendo, porque lo que es una verdadera hecatombe es la desigualdad y el machismo, y el juego que algunos le hacen.

¡ACABEMOS CON EL VIRUS DEL MACHISMO!
¡BASTA YA DE VIOLENCIAS MACHISTAS!

,

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: