• fundacion

    Historia

  • historia

    Evolución

    Hoy día, los fines de la asociación son los mismos, pero intensificados y actualizados según la evolución de la problemática social, dado que las agresiones sexuales y los malos tratos, a pesar de la constante lucha, siguen produciéndose en base a la raíz que los sustenta, y que no es otra que la desigualdad real entre las mujeres y los hombres.

En enero de 1991, la Asociación Leonesa de Mujeres Flora Tristán – hoy, Asociación Feminista “Flora Tristán” – crea la Asociación de Asistencia a Mujeres violadas de Castilla y León, actual ADAVAS, ante la indefensión y el olvido en el que se encontraban las víctimas de agresiones sexuales. Así consta, en su memoria anual de 1991 que dice: “La Asociación de Asistencia a Mujeres Violadas de Castilla y León, surge como respuesta a la inquietud que, sobre las agresiones sexuales, siente un grupo de mujeres desde hace tiempo y que se sensibiliza definitivamente como consecuencia de 15 agresiones denunciadas en la ciudad de León (violaciones fundamentalmente), que protagoniza durante el año 89 y parte del 90 el ya popular, y por fin en prisión, “Violador del chándal”.

Fue a partir de 1993 cuando, con la concesión de la primera subvención por parte del entonces Ministerio de Asuntos Sociales, se pudo alquilar un local y contar con un equipo de profesionales (abogada, psicóloga, coordinadora…).

En 1997, la asociación cambia su nombre por el de ADAVAS – Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresiones Sexuales

La asistencia ofrecida hasta el año 2001, estaba limitada a víctimas de violencia sexual; a partir de ese año, y ante la creciente demanda de ayuda, se comenzó a trabajar en la atención a las mujeres víctimas de malos tratos por parte de su pareja o expareja, es por ello que en el 2004, la asociación amplía su actividad y cambia su nombre por el de: ADAVAS – Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia Doméstica.

Hoy día, los fines de la asociación son los mismos, pero intensificados y actualizados según la evolución de la problemática social, dado que las agresiones sexuales y los malos tratos, a pesar de la constante lucha, siguen produciéndose en base a la raíz que los sustenta, y que no es otra que la desigualdad real entre las mujeres y los hombres.

A %d blogueros les gusta esto: